3 mitos sobre la inteligencia artificial

Qué debes comenzar a olvidar, para disfrutar los beneficios
que ofrece en la mejora de procesos en tu empresa

El uso de Inteligencia Artificial (IA) es para muchos igual de normal y común como lo es la electricidad. Este campo de estudio hoy se encuentra presente en gran parte de nuestras vidas: reconocimiento facial, contenido en redes sociales, recomendaciones de productos, optimización de rutas, y recomendaciones musicales entre otras. En la industria, la encontramos en gestión de inventario, control de calidad automatizado, mantenimiento predictivo, minería colaborativa y dashboards inteligentes.

A pesar de esto, existen ideas o conceptos erróneos sobre su uso, por esa razón, te presentamos 3 mitos de la IA que debes comenzar a olvidar: 

1

La inteligencia artificial terminará con nuestros trabajos.

Parece una premisa alarmante pero es solo una falsa concepción. La inteligencia artificial no está hecha para sustituir la capacidad humana sino para complementar. ¿Significa que mi trabajo será más fácil? Es posible, ya que una de sus aplicaciones puede ser automatizar procesos que permitan decisiones más rápidas y ágiles, a través del análisis de grandes bases datos. De esta forma, el trabajador puede destinar su tiempo en labores más complejas que promuevan el pensamiento crítico y la innovación.

2

La IA es solo para grandes empresas.

La inteligencia artificial no solo se puede aplicar a grandes empresas con estructuras sofisticadas. Existen distintas herramientas que se pueden adaptar a los objetivos sin importar el tamaño de la compañía. Lo importante trabajar con data de calidad, y fortalecer una visión clara del propósito de la analítica. 

Pequeñas mejoras en un vector de negocio clave pueden llegar a tener un enorme impacto en el resultado final. Un sistema que reduce errores de producción en tan sólo 1% o que recomienda correctamente un aumento de precio podría significar  millones de pesos en costos evitados o beneficios adicionales.

3

La Inteligencia Artificial es difícil de adoptar por ser demasiado compleja

Actualmente existen diversas opciones basadas en la utilización de la nube para agilizar procesos, eso hace que solo sea necesario capacitar a los empleados en el uso de estas herramientas. A diferencia de lo que muchos piensan, la real complejidad está en cambiar la mentalidad fija hacia una más dinámica y enfocada en el aprendizaje.

La inteligencia artificial puede generar cambios que lleven a la empresa a un mayor nivel; sin embargo, los primeros cambios no tienen por qué ser una tarea complicada. Lo ideal es apuntar a pequeñas áreas problemáticas que hayan obstaculizado los intentos de mejora.

En Altum lab podemos optimizar

los procesos de tu empresa utilizando Inteligencia Artificial, mejorando la eficiencia en toma de decisiones ajustándonos a las necesidades del proceso.

Desarrollamos una plataforma acorde a tus necesidades y objetivos, lo que te permitirá, de forma sencilla, visualizar y procesar datos aumentando el valor de tus datos.

QUIERES OPTIMIZAR ALGÚN PROCESO?

Habla hoy con uno de nuestros expertos y conoce como la Inteligencia Artificial puede apoyar la gestión productiva.